613 - Alguien nos aliviará

septiembre 10, 2015

¡Cuántas veces la causa de nuestras angustias, problemas, temores y desalientos somos nosotros mismos! Yo diría que ésta es siempre la verdadera causa de nuestros sufrimientos íntimos: la falta de humildad, que es autosuficiencia, orgullo, deseo de poder y del aprecio de los demás; o, simplemente, el no querer aceptar nuestra debilidad, nuestra fragilidad y los propios límites. Todos queremos sentirnos fuertes, poderosos, capaces y, sobre todo, nos gusta dar esa imagen de nosotros mismos a los demás. Y, cuando experimentamos ese sentimiento de debilidad que no aceptamos, es cuando nos viene toda esa agonía y esa tormenta interior que no nos permite ser lo que realmente somos. Sufrimos, nos rebelamos, agonizamos, pero no damos el brazo a torcer. Ésta es, tristemente, la cultura en la que hemos nacido y vivimos: no manifestar nunca nuestra debilidad. Y si a esto se suma cierto “machismo” en el que hemos sido educados, las cosas se complican todavía más. De ahí viene todo ese deseo de aparentar que somos los “duros” y que no nos “ablandamos” ante los golpes de la vida. Por eso nos da tanta vergüenza, por ejemplo, llorar en público y nos resistimos tanto a mostrar nuestros sentimientos a los demás: porque creemos que esa es una debilidad.
P. Sergio A. Cordova

2 comentarios:

  1. Arrastramos una carga psicológica y emocional que muchas veces no sabemos encauzar bien. A veces nos dejamos llevar y otras nos rebelamos, hagamos lo que hagamos muchas veces no acertamos porque queremos ser nosotros los dueños de nuestra vida y nos olvidamos que tenemos un Padre deseoso de acogernos en Sus brazos para poder descansar en El, abrazándonos fuertemente para aliviar nuestra carga.
    Un beso. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Dios llena muestras vidas de paz y gozo pero paro tener esto debemos actuar como Dios manda. Aunque su amor y bondad son infinitas, depende de nosotros el vivir en paz y armonía

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.