798 - Apegos


En la noche de todos mis días rara vez flota lo que es y lo que está. Lo que siento ya no sé si lo vivo o lo sueño, lo que espero, quién sabe, si con el día vendrá. Porque Señor, si día y noche nos hiciste, mi apego primero es al caos original donde reina lo oscuro y gobierna el vacío de la ausencia de vida, de palabras, de principio. No me dejes, noche, dormir contigo a solas, no revuelvas mis recuerdos, no desnudes mi esperanza. No me robes las figuras, los colores del vivir. No me impongas tu silencio vacío de comunicación. Deja que el canto en la nada resuene y la palabra pronuncie con fuerza ese «hágase». Y que todo lo que existe, lo que duerme y espera, dance al fin la danza de ese eterno amanecer. Donde todo colabore y encuentre al fin su sitio. Donde nadie a nada apague su fulgor más inicial. Y lo que existe exteriorice, en su hacer, lo que ya es. Y lo que surja nazca con la garra de aquel primer ‘big bang’.

Seve Lázaro sj

1 comentario:

Sepamos ofrecer lo mejor de nosotros. Bienvenida la crítica, acompañada siempre de la cortesía.

Con la tecnología de Blogger.
!--Inicio Ley cookies PdB-->