615 - Decirle al otro lo maravilloso que es


La adulación se define como un elogio excesivo y recurrente de las cualidades de otro. A veces se trata de una admiración sin límites, carente de crítica y más o menos patológica. En otras ocasiones, simplemente es un arma que alguien utiliza para manipular a otro. Los halagos hacen sentir satisfacción a quien los recibe. Con esto, bajan sus defensas y pueden confundir las verdaderas intenciones de quienes tanto los exaltan.

Para muchos, los aduladores son una verdadera lata. Otros los ven con simpatía y hasta los necesitan. Porque así es la adulación: no puede existir si no hay otro que la demande. Florece allí donde hay un terreno propicio para ello. Pero a diferencia del reconocimiento genuino de las virtudes de otros, la adulación siempre tiene una “agenda secreta”.
Edith Sánchez

No hay comentarios

Sepamos ofrecer lo mejor de nosotros. Bienvenida la crítica, acompañada siempre de la cortesía.

Con la tecnología de Blogger.