607 - Si los orgullosos supieran


En cierta ocasión, el orgulloso rey Luis XIV, que aburría a todos con su absolutismo y su hambre de adulación, leyó al escritor Boileau unos versos que había escrito y le pidió su opinión. 
“Señor, respondió con delicadeza el gran poeta, para Vuestra Majestad no hay nada imposible: Os habéis propuesto escribir malos versos y lo habéis conseguido a la perfección”.

2 comentarios:

  1. Muy buena respuesta!
    Que hartura de discursos vacios de contenidos, todo por aparentar que se es "alguien".
    Vanidad de vanidades...

    ResponderEliminar
  2. Nunca tan apropiadas como en este siglo. Gracias Emma por tu aportación.

    ResponderEliminar

Sepamos ofrecer lo mejor de nosotros. Bienvenida la crítica, acompañada siempre de la cortesía.

Con la tecnología de Blogger.
!--Inicio Ley cookies PdB-->