612 - Es mejor amarnos que odiarnos y agredirnos

septiembre 08, 2015

El aprendizaje de la tolerancia es el camino hacia la convivencia. Saber convivir es saber respetarnos. No es fácil, ya que para ser tolerantes debemos acallar el egoísmo y el orgullo. Pero es mediante el ejercicio diario de la tolerancia como logramos construir la hermandad y derribar los muros del odio y la injusticia.

Y podemos ir más allá de esta definición y afirmar que la tolerancia nos mueve a aceptar al otro con amor, más que a soportarlo. Nos mueve a ponernos en su lugar, a valorar las diferencias y a dejar que el otro viva su vida sin manipularlo ni presionarlo. Y como toda virtud es recíproca, el otro también nos respeta y así logramos convivir en armonía.

Ser tolerante no implica que debas tragarte todos tus odios y que reacciones con la paciencia del santo Job. Si te molesta algo de alguien, díselo. Y si tienes que ponerte bravo, permítetelo también, pero dentro de los límites. La vida está hecha de complicaciones por doquier, pero se hace más armoniosa cuando tú sabes digerir los problemas y aceptas las diferencias y las cargas de los demás.

La tolerancia exige comprensión, capacidad de entendimiento y flexibilidad. No cierres la puerta frente a los conflictos de los demás. Esto no implica que seas tú el que le resuelva sus vidas, pero tampoco te comportes con implacable indiferencia. Escuchar es el mejor ejercicio, aún frente a los temas que crees que no puedes tolerar y en los que sientes que nadie te puede cambiar de opinión.

El tolerante siempre busca soluciones y se adapta a los cambios. En lugar de ahondar en el problema, toma un tiempo prudente para pensar en las salidas. No todas las situaciones lo permiten, pero hacerlo facilita las cosas para ambas partes.
Henry García y Ana Millán

3 comentarios:

  1. Ay madre! Si más de uno leyera esta reflexion sobre la tolerancia y la aplicara, otro gallo cantaria.

    Gracias! Me has hecho pensar.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tolerancia es otra de las palabras adulteradas por esta sociedad materialista y hedonista. Tolerancia es lo primero que nos enseñó Jesús. ¿Que es si no amar al prójimo?. Comparto tu afirmación. Gracias Emma un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. La tolerancia es la madre de la paz. Gracias.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.