626 - Egoísmo


Dios siendo Rey de reyes, se despojó de sí mismo para venir a la tierra… !Vino a la tierra! Teniendo todo allá arriba, decidió descender… Y ¿por qué? Por amor a ti. Y eso no es todo, no sólo se salió de la zona donde estaba completamente bien, cómodo etc, sino que vino a servir.

Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos (Mr 10:45)

Aquí hay algo muy muy muy importante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Si Él nos exhorta a servir unos a otros por amor y que amemos al prójimo como a nosotros mismos, es porque sabe que esos detalles, precisamente, son los que harían de este mundo, un mundo mejor.
Caro Pereda

1 comentario:

  1. Exacto, vino para servir y no ser servido. ¡Qué rápido se nos olvida! Gracias por el recordatorio, siempre viene bien.

    ResponderEliminar

Sepamos ofrecer lo mejor de nosotros. Bienvenida la crítica, acompañada siempre de la cortesía.

Con la tecnología de Blogger.
!--Inicio Ley cookies PdB-->