639 - Adiós

octubre 06, 2015

Cuando hay un dolor profundo, el corazón pesa. Se siente su abatimiento y es como si una enorme losa nos aplastara el pecho. Con esa sensación mortificante y amarga el dolor sube hasta nuestros labios y se convierte en oración:
"Tú lo sabes Señor, lo sabes mejor que nosotros porque Tú conoces a la perfección el corazón de los hombres. Y Tú sabes lo adolorido que está este pobre corazón porque tiene que decir adiós".

Decir adiós es una cosa y saber decir adiós es otra. Decir adiós es abandonarse a ese dolor que tiene sabor a muerte.
Decir adiós es sumergirse en esa profunda pena que nos brota del corazón y se asoma a nuestros ojos convertida en lágrimas.
Decir adiós es quedarse con un hueco en el pecho... es levantar la mano en señal de despedida y darnos cuenta que es el aire, lo único que acarició nuestra piel.
Es volver a casa y ver tantas y tantas cosas del ser amado y junto a esas cosas, un sitio vacío. Es llorar, desesperarse, vivir en la tristeza de un recuerdo.
¡Decir adiós es tan triste y hay muchos adioses en nuestras vidas! El adiós al ser querido que se nos adelantó, el adiós de las madres a sus hijos en países en guerra, el adiós a quién amamos y se aleja del hogar... el adiós que se le da a la tierra que nos vio nacer...

"Señor, sabes que me duele el corazón pero Tú me vas a enseñar a "saber decir adiós".

María Esther de Ariño

2 comentarios:

  1. Muy bonito! Es verdad ese adios es doloroso pero no podemos anclarnos en un pasado. Hay que mirar siempre hacia adelante.
    El tiempo todo lo cura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, el pasado solo para aprender en práctica. Muchas gracias por tu comentario. Un beso

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.